Make your own free website on Tripod.com

POR CULPA DE UN DIAGNOSTICO

Por Lic. Rigoberto A. Becerra D. (MAF)

 

Jorge era un tipo de éxito en su profesión, pero conforme aumentaba la edad, era atormentado por intensos dolores de cabeza.
Cuando su vida profesional y sentimental se vieron afectados, recurrió a ayuda médica. Después de ver varios médicos sin resultado alguno, por fin encontró uno que le dio la solución a su problema

El doctor le dijo:

- La buena noticia es que tengo el remedio a su dolor de cabeza, sin embargo la mala noticia es que es necesario castrarlo. Usted tiene una rara condición que ocasiona que sus testículos estén presionados contra la base de su espina dorsal creando un dolor de cabeza infernal.
El único remedio para aliviar la presión es retirar sus testículos.

Jorge quedó deprimido e impactado, pero decidió que no tenía otra opción que someterse a cirugía.

Después de la operación, él estaba tranquilo, pero sentía que  faltaba algo importante de él mismo. Conforme caminaba por la calle, se dio cuenta que se sentía como una persona diferente, y se trató de convencer que podía comenzar de nuevo y vivir una nueva vida.
Al pasar por una tienda de ropa para caballeros, pensó: " Eso es lo que  necesito, un traje nuevo para reanimarme ", así que entró a la tienda y dijo al vendedor:

- Me gustaría un traje nuevo, por favor.

El vendedor lo observó brevemente y dijo: 

- Déjeme ver, es usted talla 44, ¿no es así?

Jorge se sorprendió:

- Es correcto, ¿cómo lo sabe ?

- Es mi trabajo señor.

Jorge se puso el saco. Quedó a la perfección. Y mientras se admiraba en el espejo el vendedor sugirió:

-¿Qué tal una camisa nueva?

Jorge meditó un momento y dijo: 

- Seguro, ¿por qué no?

El vendedor lo miró y dijo:  

- Veamos, es usted 34 de manga y 16 de cuello, ¿no es así?

- Así es, ¿cómo lo sabe?

- Es mi trabajo mi amigo.

Jorge se puso la camisa. Le quedó perfecta. El vendedor sugirió: 

- ¿Qué tal unos zapatos nuevos?

Jorge estaba entusiasmado y aceptó. El vendedor lo miró a los pies y dijo:

 - Veamos, calza siete y medio, ¿no es así?

Jorge se sorprendió aún más: 

- Es cierto, ¿cómo lo sabe?

- Recuerde, es mi trabajo.

Jorge se puso los zapatos y quedaron a la medida, y mientras caminaba con ellos el vendedor sugirió:

- ¿Qué le parece algo de ropa interior?

Jorge pensó por un segundo y contestó: 

- Claro, ¿por qué no?

El vendedor lo miró y dijo: 

- Es usted talla 36 de cintura, ¿no es así?

Jorge sonrió y dijo: 

- Esta vez se equivocó, he usado talla 34 desde los 18 años.

El vendedor contrariado, sacudió su cabeza y dijo: 

-         Posiblemente pueda usar talla 34, pero eso presionaría sus testículos contra la base de su espina dorsal ... ¡y ocasionaría un dolor de cabeza infernal!

 

OJO: MUCHO CUIDADO CON LOS DIAGNOSTICOS. SIEMPRE UTILICEN EL DOBLE SISTEMA.

 

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL DE LA CULPA ES DE ALGUIEN
VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL DEL Lic. RIGOBERTO A. BECERRA D.