Make your own free website on Tripod.com
Maracaibo, Curriculum Autor Tips del autor Editorial

WEB DEL Lic. RIGOBERTO A. BECERRA D. (MAF)

Maracaibo, Venezuela. Ultima actualización 24-10-03

[MENU ARTICULOS VARIOS][Conferencias próximas][Cursos Desarrollo profesional][Asesorías][Programas del autor][Capacitación Microempresarios][Trabajos de Grado Tutoriados][Otras páginas de interés][Libros interesantes] [Oración a la virgen][Una Oración por Venezuela][Un Mensaje][Una noche en el Panteón] [Test Gerencial]


EL MANEJO EN MARACAIBO

LA CONDUCCION DE VEHICULOS EN MARACAIBO

(Artículo de opinión)

Por Lic. Rigoberto A. Becerra D. (MAF)

  Desde hace varios meses se observa una anarquía total en la forma de conducir los vehículos en la ciudad de Maracaibo, comparativamente con lo que ocurre en algunas otras ciudades del país, incluyendo a la capital: Caracas, con su alta población humana y vehícular.

Pues bien, aquí el comportamiento anárquico, en lo que se refiere a la conducción de vehículos, es puesto de manifiesto por personas de diferente edad, sexo, nacionalidad, color, raza, estado civil, oficio, profesión, cargo, status social, etc. etc. etc., Por lo que es común ver violando las más elementales disposiciones legales a una cualquiera de las personas ubicadas en los anteriores criterios. Así, se pasan los semáforos cuando están en luz roja; estacionan donde dice "prohibido estacionar"; dan la vuelta en forma de U donde está explícitamente prohibido, inclusive en los semáforos; se adelantan por la derecha; conducen a velocidad fuera de la legalmente permitida en las calles o avenidas; llevan más personas de las que normalmente soporta el vehículo; se pasan de un canal a otro sin colocar la luz de cruce; en fin, un sinnúmero de irregularidades que ocasionan problemas reales o potenciales, muchas veces costosas en términos de recursos materiales y humanos, con deterioro parcial o total de los vehículos y, lo más lamentable, con pérdida de vidas humanas.

Por otra parte, muchas de esas personas que están manejando y cometiendo esas irregularidades de hecho, también son infractoras de derecho, por cuanto muchas de ellas no poseen la edad mínima requerida para hacerlo (irresponsablemente los padres son cómplices de esta irregularidad); otras no poseen el certificado médico por no poderlo obtener debido a que tienen problemas de visión, desde ceguera hasta daltonismo, y/o de audición; otros son analfabetos, otros son parcialmente impedidos: les falta un brazo, o una mano, o una pierna, todo lo cual los convierte en un peligro potencial para los demás conductores. ¿Quién sabe cuántos accidentes tienen como causa una de estas irregularidades?. Eso sin contar, la influencia alcohólica, la que en una persona normal ya es peligrosa, ahora súmela a una persona con las características antes señaladas. Es una bomba de tiempo.

La pregunta que se hace es ¿Y dónde están los fiscales de tránsito para controlar esto?., ya que son ellos quienes tienen la responsabilidad de velar Por el cumplimiento de las disposiciones legales concernientes a esta materia. En verdad, si hay Fiscales de Tránsito, pero no en cantidad ni en calidad suficiente para ejercer un adecuado control. Los pocos que se observan en la ciudad, la mayor parte de las veces se "hacen la vista gorda" ante tal cúmulo de irregularidades cometidas por los conductores, actuando generalmente por casualidad o cuando son llamados al ocurrir un accidente. Total, éllos no es mucho lo que pueden hacer, aunque debe tratarse de que lo hagan.

La verdadera solución ante este gran problema está en cada uno de nosotros como conductores, como padres, como ciudadanos. Tengamos la suficiente conciencia para evitar incurrir en cualquiera de las irregularidades antes mencionadas (y las no mencionadas también). Manejemos cumpliendo con las más elementales normas de hecho y de derecho y así se evitan inconvenientes tales como: choques con otros vehículos deteriorando estos y ocasionando heridas o muertes a sus ocupantes; peleas verbales o físicas con otros conductores; subidas de tensiones o hasta infartos; detención del vehículo o de la persona; mala imagen ante las demás personas o la sociedad.

Cuando todos colaboremos en este sentido, poniendo en práctica un comportamiento positivo, racional, en la conducción de nuestros vehículos, estaremos entonces colaborando con una mejor ciudad, con un mejor país. Todos saldremos beneficiados y esto será recompensado de diferentes maneras.

rbecerra@cantv.net

VOLVER AL MENU DE ARTICULOS DE REFLEXION

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL DE LIC. RIGOBERTO A. BECERRA D.